Los posibles riesgos de la radiación electromagnética

Vamos a abordar un tema del que se ha especulado mucho en los últimos años: El efecto negativo para la salud que puede causar la radiación electromagnética a nuestro alrededor, proveniente principalmente de ondas de radio de diferentes frecuencias.

Como preámbulo, empecemos entendiendo esta radiación:

Las ondas de radio se clasifican de acuerdo a su frecuencia o longitud de onda. Forman parte de las ondas de radiación electromagnética, entre las que también se encuentran las microondas, la luz visible y los rayos X. En la siguiente imagen se pueden ver algunos ejemplos de esta clasificación:

Las frecuencias que han sido objeto de más estudios científicos, son las correspondientes a los estándares para WiFi y Tecnología GSM (Señal de Celular), cuyas bandas de frecuencia más estándar son 2450 MHz para WiFi y 900 / 1800 MHz para teléfonos móviles. Estas bandas son las más estudiadas debido a que están constantemente a nuestro alrededor, y en todo momento estamos recibiendo esa radiación en diferentes niveles en este mundo tan dependiente de la tecnología.

 Debido a que los niveles de esta radiación son bajos, aunque constantes, sus posibles efectos en la salud humana tardan bastante tiempo en presentarse de forma determinante. Es por eso que a la fecha no se tienen resultados contundentes ni a favor ni en contra, aunque hay varios estudios científicos en proceso que están midiendo los efectos a lo largo de mucho tiempo dando seguimiento a anual a sus sujetos de prueba.

La OMS ha declarado que este tipo de ondas electromagnéticas siguen siendo estudiadas debido a que se ha encontrado una relación (no determinante aún) entre la exposición a radiación electromagnética y el desarrollo de distintos tipos de cáncer.

Se ha especulado mucho además, que los niños pequeños son más propensos a sufrir efectos negativos de la radiación electromagnética que nos rodea debido, entre otras cosas, a que sus huesos del cráneo son más delgados y no están completamente desarrollados, por lo que no protegen al cerebro de la misma manera que el cráneo de un adulto. También sus órganos internos en general están muy poco desarrollados y fortalecidos, y por eso se cree que pueden ser más fácilmente afectados por la radiación.

 

En un estudio relativamente reciente de la Universidad de Süleyman Demirel en Turquía, se analizaron los efectos negativos que podría tener la radiación electromagnética de equipos celulares y Wifi en ratas embarazadas.

El estudio de 52 semanas en el que se expuso a las ratas a radiación electromagnética durante una hora diaria, encontró daño oxidativo uterino e irregularidades en la producción hormonal normal de las ratas maternales. Esto se puede traducir en futuros problemas reproductivos, afectando la fertilidad, debilitando la capacidad uterina, afectando la lactancia y debilitando alas nuevas crías.

La publicación de este estudio la pueden encontrar aquí:

Yüksel, M., Nazıroğlu, M. & Özkaya, M.O. Endocrine (2016) 52: 352. https://doi.org/10.1007/s12020-015-0795-3

Además, han habido una gran cantidad de estudios científicos relacionados a otros tipos de problemas que pueden ser causados por la exposición a radiación electromagnética, sobre todo en el área de la reproducción humana, ya que se ha encontrado posible relación entre la radiación electromagnética y la pérdida o disminución de la fertilidad.

 A pesar de no tener pruebas totalmente contundentes sobre los efectos negativos que la radiación electromagnética de dispositivos electrónicos puede causar, hay algunas recomendaciones que se pueden tener en cuenta para disminuir, en la medida de lo posible, la exposición que nuestros hijos puedan tener:

Para empezar, existen artículos en el mercado que funcionan como un escudo contra esta radiación por medio de mallas metálicas, aprovechando un principio conocido como "Jaula de Faraday". Éste consiste en que cuando las ondas electromagnéticas encuentran un material conductor en su camino, viajan a través de él y su radiación se "anula" en el interior del conductor. Dicho de otra forma, una jaula de faraday es un escudo protector que guía la radiación electromagnética alrededor de él anulando (o atenueando considerablemente) su efecto en el interior.

En WATOTO, tenemos una manta suave y práctica que, gracias a sus materiales, actúa como un escudo contra radiación electromagnética: Manta escudo contra radiación EMF

Además, algunas recomendaciones generales son:

-Evitar utilizar dispositivos electrónicos durante el embarazo, sobre todo cerca del vientre. En caso de ser necesario, tratar de utilizar algún escudo contra la radiación.

-Evitar todo tipo de dispositivo electrónico inalámbrico en el cuarto o apagarlos al momento de dormir. En caso de necesitar tener el teléfono móvil encendido, dejarlo lo más lejos posible de la cama.

-Apagar módems y router WiFi durante la noche o mantenerlos tan lejos como sea posible del cuarto.

-Evitar usar "wearables" durante el embarazo y mantener los dispositivos alejados del cuerpo siempre que sea posible, evitando hábitos como el de guardar el smartphone en la bolsa del pantalón.

 

Siguiendo estas recomendaciones generales diminuiremos tanto como sea posible la exposición a radiación electromagnética que nuestros hijos reciban durante el embarazo y los primeros años de vida.

Y mantengámonos atentos a los nuevos estudios científicos y comunicados de salud para conocer mejor cada vez qué efectos puede tener esta radiación en nosotros y en nuestros hijos y podamos protegernos mejor en caso de ser necesario.

 


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados